Skip to Content

[X] CLOSEMAIN MENU

[X] CLOSEIN THIS SECTION

October 17, 2019Difusión: Nuevo Informe Encuentra Arsénico, Plomo y otros Contaminantes Tóxicos En el 95% de las Comidas para Bebés Analizadas

lead photo


Comidas con Mayores Riesgos para el Cerebro en el Desarrollo del Bebé Incluyen Comidas basadas en Arroz, Camote (Boniato), y Jugo de Frutas

 

Ningún Límite de Seguridad Federal Existe para Tóxinas Encontradas en 9 de cada 10 Comidas Analizadas

 

17 DE OCTUBRE DE 2019—En una nueva investigación publicada hoy, Healthy Babies Bright Futures (HBBF) y sus organizaciones asociadas reportan que el 95% de las comidas para bebés analizadas contienen uno o más químicos tóxicos, incluyendo plomo, arsénico, mercurio, y cadmio. Un cuarto de las comidas analizadas contienen los cuatro químicos estudiados por el laboratorio, los cuales son metales pesados que pueden afectar el desarrollo del cerebro.

 

Los análisis realizados por la HBBF mostraron niveles de metales pesados notablemente altos en algunos envases. Cuatro de los siete cereales infantiles de arroz analizados por este estudio mostraron cantidades de arsénico inórganico (la forma tóxica de arsénico) que excedieron el nivel de acción propuesta por la FDA de 100 partes por billón (ppb, equivalente a 0.1 ppm). El ochenta y tres por ciento de las comidas para bebés analizadas mostraron más plomo que el límite de 1 ppb propuesta por los defensores de salud pública, y una de cada cinco comidas analizada tuvo más de diez veces esta cantidad.

 

Decadas de investigación científica muestran que niveles bajos de exposición a estos metales pesados causan daño a los cerebros en desarrollo de los niños, que incluyen la perdida de coefficiente intelectual (CI) y otras dificultades de aprendizaje y deficit de atención. Los estudios encontraron que las comidas que presentan mayor riesgos de daños por neurotóxinas son las de productos basados en arroz, camotes (boniatos), y jugos de frutas: alternativas más seguras y de fácil acceso se encuentran en el informe. No hay un límite de seguridad federal para los metales pesados tóxicos en casi 9 de cada 10 comidas analizadas.

 

Este estudio analizó 168 comidas para bebés de 61 marcas, y encontró que 95% de las comidas analizadas estaban contaminadas con uno o más de cuatro metales pesados tóxicos – arsénico, plomo, cadmio, y mercurio. Sólo en nueve de las 168 comidas analizadas no se encontraron uno de estos cuatro metales tóxicos. En el 87% de las comidas analizadas se observó más de uno de los metales pesados tóxicos. Los cuatro metales pesados tóxicos fueron detectados en una de cada cuatro comidas analizadas.

 

La evidencia científica confirma que el arsénico, el plomo, el cadmio, y el mercurio son neurotóxicos, causando impactos negativos en el desarrollo sano y normal del cerebro de los niños. Este informe cita a 23 estudios cientificos rigurosos publicados durante los últimos siete años que demuestran la perdida de CI, déficit de atención, y otros impactos en la capacidad de aprendizaje y comportamiento de los niños que son expuestos. A la vez, tres de los metales (arsénico, plomo, y cadmio) son carcinógenos para los seres humanos.

 

“Se conoce que el arsénico, el plomo, y otros metales pesados son dañinos para el neurodesarrollo,” explica el Dr. Philip Landrigan, pediatra y Director del Programa de Salud Pública Global y Bien Común del Instituto Schiller de Ciencias Integradas y Sociedad de Boston College. “Exposiciones de bajo nivel se acumulan, y las exposiciones durante las primeras etapas de la vida son especialmente peligrosas. El impacto acumulativo de las exposiciones es lo causa que sean una significativa preocupación que demanda acción.”

 

Según el nuevo análisis encargado por la HBBF a Abt Associates, usando datos federales de encuestas nacionales de contaminación y consumo de comidas, los niños estadounidenses de entre 0 y 24 meses de edad pierden 11 millones de puntos de CI colectivamente, debido a la exposición a arsénico y plomo en la comida, siendo las comidas basadas en arroz las responsables por un quinto de esta pérdida. Quince comidas son responsables por más de la mitad del total de perdida de CI.

 

La HBBF usó el análisis de Abt, resultados de pruebas de comidas para bebés, y los estudios de canasta de mercado de la FDA para identificar cuales comidas para bebés presentan el mayor riesgo para el desarrollo del cerebro y también ofrecen alternativas más seguras y de amplia disponibilidad. Estas alternativas más seguras tienen un promedio de un 80% menos metales pesados tóxicos que las comidas más contaminadas. Los resultados indican seis comidas con mayor riesgo, que incluyen comidas y snacks/meriendas basadas en arroz (inflados/extruidos, galletas para dentición, y cereal de arroz infantil), zanahorias, camotes (boniatos), y jugos de frutas.

 

Las alternativas más seguras a las comidas de mayor riesgo incluyen snacks/bocaditas libre de arroz, cereales sin arroz (como los de avena o multi-grano), otras comidas calmantes para la dentición (como banana congelada o pepino frio), y consumir una variedad de vegetales. Los estandares para comida organica no abordan estos contaminantes, y comidas fuera de la sección de comida para bebés son afectados de igual forma. Los padres pueden aprender más sobre las alternativas más seguras en la hoja de datos sobre comidas para bebé más segura de HBBF.

 

Datos de este estudio muestran que cuando la FDA ha publicado un primer borrador de guía o estándar, los niveles de contaminantes disminuyen con el paso de tiempo. A pesar de la evidencia de que las acciones de la FDA pueden inspirar cambios a lo ancho del mercado, no hay un límite de seguridad federal para arsénico, plomo, y otros metales pesados en casi 9 de cada 10 comidas analizadas

 

“Los niveles actuales de contaminación con arsénico en cereales de arroz y jugo son 36% y 75% más bajos, respectivamente, que los que se midieron hace una decada,” explica la directora de investigación de HBBF y autora del estudio, Jane Houlihan. “Cuando la FDA actua, las empresas responden. Necesitamos que la FDA use su autoridad de forma más eficaz, y mucho más rápida, para reducir los metales pesados tóxicos en comidas para bebés.” La HBBF y sus socios crearon una petición a la FDA insistiendo a que se tome acciones a traves de fijar límites basados en la protección de la salud que incluyen la protección del desarrollo de los cerebros de los bebés.

 

Sin la creación rápida de regulación por la FDA para limitar los niveles de contaminación, se requiere acciones acceleradas por parte de las empresas fabricantes de comida para bebés para reducir los metales pesados tóxicos en las comidas a niveles más seguros. El nuevo Consejo de Comida para Bebés, formado por empresas líderes de fabricación de comida para bebés y apoyado por organizaciones sin fines de lucro incluyendo el Environmental Defense Fund (EDF) y HBBF, busca “reducir los metales pesados en los productos de las empresas al nivel minimo que se pueda razonablemente alcanzar, usando los mejores practicas de manejo.”

 

“Los padres pueden proteger a sus bebés hoy mismo a través de elecciones nutritivas y económicas, evitando las comidas más contaminadas,” dice el Dr. Landrigan. “Y, para proteger los bebés de mañana, empresas fabricantes y la FDA necesitan dar un paso adelante y empezar a trabajar más.”

Los socios de HBBF para este proyecto incluyen Alaska Community Action on Toxics, Campaign for Healthier Solutions, Coming Clean, Ecology Center, Environmental Justice Health Alliance, Learning Disabilities Association of America, Organizacion en California de Lideres Campesinas, Inc., Texas Environmental Justice Advocacy Services.

 

Para aprender más, visite http://www.healthybabyfood.org/

 

###

 

HEALTHY BABIES BRIGHT FUTURES

 

Healthy Babies Bright Futures(HBBF) es una alianza de cientificos, organizaciones sin fines de lucro y donantes que trabajan para crear y apoyar iniciativas que disminuyen de forma medible las exposiciones a químicos neurotóxicos durante los primeros mil días de desarrollo. Nuestros esfuerzos se inspiran y son fundamentados en la ciencia y los datos, y son diseñados para ayudar a restaurar la oportunidad de vivir una vida completa a los niños, quienes, sin estos esfuerzos, enfrentarían exposiciones dañinos al cerebro desde el útero. www.hbbf.org

 

 

Share this page: