Skip to Content

[X] CLOSEMAIN MENU

[X] CLOSEIN THIS SECTION

April 13, 2020Blog: Desinfectantes más seguros en estos tiempos de coronavirus

Escrito por Alex Scranton, Directora de Ciencia e Investigación para Women's Voices for the Earth and y publicado originalmente en su sito web dia 30 de marzo, 2020.

Women's Voices for the Earth es miembro de Coming Clean y ha autorizado la re-publicación de este blog. 


Desde ase mucho tiempo que hemos destacado el mensaje que hoy en día, en nuestra sociedad, estamos desinfectando mucho con químicos que son innecesariamente potentes. La práctica de desinfectar el hogar ha, generalmente, demostrado de poco a ningún beneficio de salud y hemos expresado nuestras preocupaciones que los químicos en los desinfectantes están causando daños a la salud.

Pero siempre hemos dicho – que en circunstancias excepcionales – como cuando se sabe de la presencia enfermedades contagiosas o para la gente con sistemas inmunológicos comprometidos, hay tiempo y lugares apropiados para desinfectar.

Y ahora tenemos la pandemia de Coronavirus – una circunstancia excepcional. Entonces, ¿Qué hacemos? Y, ¿Cómo lo hacemos de manera segura? Tenemos 3 consejos:

  • Prioriza las estrategias más efectivas para reducir la propagación del virus.
  • Mantén tus entornos generalmente limpios.
  • Si decides desinfectar tu hogar, escoge desinfectantes seguros si están disponibles.

1. Prioriza las estrategias más efectivas para reducir la propagación del virus.

Como sin duda han escuchado – lavarse las manos y distanciamiento social son las maneras más efectivas de proteger tu salud. Como lo entendemos hasta ahora, la manera más común de contagiarse es a través de contacto directo con otra persona que ya está contagiada.

Esto es lo que sabemos acerca de porque lavarse las manos funciona:

Hay muy buenos estudios que comparan los salones de clase, por ejemplo – uno con protocolos y educación para lavarse las manos y otro sin esos sistemas – y los niveles de enfermedades y de ausentismos entre los dos salones son considerablemente diferentes.[1] Un estupendo estudio examinó un grupo de estudios acerca de las intervenciones en distintos escenarios para lavarse las manos y concluyó que solo con lavarse las manos se puede reducir el riesgo de contagiarse con enfermedades gastrointestinales sobre el 30% y ¡reduce las posibilidades de contagiarse una enfermedad respiratoria en un 20%![2]

Claramente, lavarse las manos funciona. Tus manos son la parte de tu cuerpo que tiene más contacto con el resto del mundo, facilitando la transmisión de un virus a tu cuerpo. Lavarse las manos reduce el riesgo de transmisión a tu cuerpo, resultando en menos posibilidades de enfermarse. Cuando te lavas las manos también es importante – lávate las manos lo más antes posible después de haber interactuado con otras personas, sobretodo si piensas que alguien puede estar enfermx. Lávate las manos antes de comer (cuando es más probable que tus manos toquen tu boca). Cuando no te puedes lavar las manos con jabón, usa un gel-alcohol antibacteriano.

En segundo lugar, distanciamiento social funciona también. Es mucho más probable contraer un virus al estar en contacto físico con una persona que lo tiene que a través de una superficie contaminada. La inhalación del virus emitido por un estornudo o la tos de una persona infectada es la ruta más eficaz de exposición. Al reducir tu contacto físico con gente que está o puede que esté enferma y aumentando la distancia entre otros, estás protegiendo tu salud y reduciendo las posibilidades de propagar el virus en tu comunidad – protegiendo la salud de todos. protegiendo tu salud y reduciendo las posibilidades de propagar el virus en tu comunidad – protegiendo la salud de todos.

2. Mantén tus entornos generalmente limpios.

Por supuesto, limpiar e higiene general son cosas muy buenas para tu salud. Agua y jabón son increíblemente eficaz en la eliminación de tierra y gérmenes de las superficies. El polvo y suciedad que se acumula en las superficies a travez del uso diario so perfectas condiciones para que los agentes contagiosos (gérmenes) sobrevivan. (Es por esto que las instrucciones en los productos desinfectantes recomiendan limpiar la superficie antes de desinfectar.) Los jabones desactivan los virus como el coronavirus al interrumpir la membrana grasa que los protege.[3] Así que con solo limpiar las superficies con jabón (o un producto de limpieza general) puede ayudar mucho hacía la eliminación de un virus en superficies contaminadas.

¿Pero necesitamos desinfectar además de limpiar nuestros hogares para proteger nuestra salud?

Esto está lejos de tener una respuesta. Considera lo que dice el CDC acerca de esto:

“Con base en lo que se conoce hasta el momento acerca del COVID-19, la propagación de persona a persona de este virus sucede con mayor frecuencia entre contactos cercanos (a una distancia de hasta aproximadamente 6 pies). Este tipo de transmisión ocurre a través de gotitas respiratorias. Por otra parte, no se ha documentado la transmisión del nuevo coronavirus a personas por el contacto con superficies contaminadas con el virus.”[4]

Pero por supuesto es algo lógico:

Sabemos que si tienes un virus en tus manos al tocar una superficie limpia esta va a ser contaminada. Y si no tienes el virus, sabemos que al tocar una superficie contaminada puede llevar a la contaminación de tus manos – que también puede llevar a la contaminación de otras superficies limpias cuando las tocas.[5]

También sabemos que distintos tipos de virus (como el coronavirus) pueden mantenerse activados en distintos tipos de superficies por horas o días.[6] Y sabemos que hay un número de desinfectantes que matan virus en las superficies.[7] Entonces, si pudiéramos usar un químico como un desinfectante para matar todos los gérmenes en una superficie, evitaría que la enfermedad se propagara.

Sin embargo, los estudios que han intentado medir los beneficios para la salud (como menos enfermedades) a través de la práctica de desinfectar las superficies en hogares han decepcionado. No hay ningún estudio, por ejemplo, que ha demostrado que al usar desinfectantes en superficies en el hogar resulta en menos enfermedades que al usar jabón y agua para limpiar. Uno de los mejores estudios demostró lo opuesto – las familias evaluadas que usaban desinfectantes tuvieron la misma cantidad de enfermedades en el transcurso de casi un año comparadas con las familias que usaron jabón y agua para limpiar sus hogares.[8] Simplemente, no está bien establecido que al usar desinfectantes agresivos para matar gérmenes en las superficies en tu casa tiene beneficios para la salud de tu familia comparado con el uso de jabón normal y agua para limpiar.

Pero esto no significa que los desinfectantes no sirvan. En hospitales, por ejemplo, los desinfectantes son salvavidas. Los hospitales tienen gente con sistemas inmunológicos comprometidos, numerosos agentes contagiosos y varios procedimientos invasivos que aumentan la posibilidades de infecciones contagiosas y enfermedades. Desinfectar superficies en quirófanos, por ejemplo, puede hacer una gran diferencia en el resultado. Sin embargo, el uso de desinfectantes in los hogares de gente sana puede que no hagan la diferencia.

A pesar de eso, en tiempos extraordinarios, es completamente entendible que alguna gente – sobre todo la gente más vulnerable o que tiene contacto ceMrcano con alguien que tenga el virus – van a querer tomar medidas extras para desinfectar (además de limpiar) para prevenir. Agencias de salud como la CDC en EE.UU. han recomendado limpiar y desinfectar objetos que se tocan con frecuencia en la casa.[9]

3. Si decides desinfectar tu hogar, escoge desinfectantes seguros si están disponibles.

La mayoría de desinfectantes populares que pueden ser encontrados en los supermercados (o hasta últimamente antes de que agotaran) contienen compuestos cuaternarios de amonio o cloro blanqueador. Los dos tipos de desinfectantes son potentes contra un número de diferentes bacterias y virus. Lamentablemente, los dos tienen sus desventajas.

Los daños de los compuestos cuaternarios de amonio (cuates):

Los cuates son económicos y potentes contra varios agentes contagiosos. Pero hay motivos para preocuparse acerca el uso y el sobreuso de los cuates:

  • Los cuates son irritantes poderosos. El contacto de la piel con los cuates puede conducir a la dermatitis (erupciones dérmicas).[10]
  • Los cuates pueden irritar los pulmones llevando a problemas respiratorios.[11]
  • Los cuates se han identificado específicamente como los inductores del asma laboral en trabajadores/as de la limpieza.[12][13][14]
  • Los cuates han sido relacionados a daños reproductivos, potencialmente afectando la fertilidad y posiblemente malformación congénita.[15][16][17]
  • El uso generalizado de los cuates está contribuyendo al problema global de resistencia antimicrobiano, llevando a la creación de bacterias asesinas que no se pueden controlar con antibióticos.[18][19][20]

Los daños del cloro blanqueador:

  • El cloro blanqueador es un irritador de ojos y pulmones.[21]
  • La exposición de largo plazo a cloro blanqueador puede causar quemaduras químicas en la piel.[22]
  • Es la causa principal de lesiones químicas oculares en niñxs en EE.UU en la categoría de productos de limpieza.[23]
  • También es la causa principal de llamadas al Control de Venenos en la categoría de productos de limpieza, resultando en el mayor número de moderados a severos resultados de salud. [24]

Dado que la pandemia de coronavirus ha inspirado y va a continuar a inspirar el uso de desinfectantes más seguido, el riesgo de que estos daños de salud ocurran va a aumentar.

Afortunadamente, hay desinfectantes alternativos que son igual o más eficaces en matar virus y otros gérmenes sin los mismos daños a la salud. No tenemos que escoger entre cuates y cloro o nada – tenemos mejores opciones.

Desinfectantes seguros:

Busca desinfectantes con ingredientes activos como:

  • Alcohol, etanol o isopropílico
  • Peróxido de hidrógeno
  • Ácido láctico
  • Ácido citríco y
  • Timol

Hasta ahora, varios productos que contienen estos ingredientes desinfectantes han sido aprobados por la Agencia de Protección del Medioambiente (APA) (EPA en inglés) de EE.UU para el uso contra el coronavirus.[25] Nuestros colegas en la organización Beyond Pesticides han creado una tabla que clasifica alternativas seguras que están en la ¨Lista N¨ del APA de productos aprobados para uso contra el coronavirus. Puedes accederla aquí: https://beyondpesticides.org/programs/antibacterials/disinfectants-and-sanitizers

Ten en cuenta que esta lista no es completa y representa nuestras ¨mejores predicciones¨ de los productos más eficaces. No ha habido tiempo (o disponibilidad del virus COVID-19) para examinar si estos productos son realmente eficaces contra este virus. Además, esta lista es pertinente a desinfectantes que están registrados como pesticidas con el APA de EE.UU. Y hay otros tipos de tecnologías desinfectantes – como telas de microfibra, limpiadores con vapor y desinfectantes con rayos UV – que nunca van a ser incluidos en la lista porque el APA no los considera pesticidas. Y no tenemos una autoridad oficial para examinar estas tecnologías, pero es algo que necesitamos hacer como sociedad.

Lamentablemente, va a ser más difícil encontrar los productos con ingredientes activos seguros mencionados antes, especialmente en este momento. Los principales fabricantes de productos de limpieza hacen productos con peróxido de hidrógeno y ácido láctico, pero no son tan populares como los productos que contienen cuates como los pañitos Lysol o Clorox, por ejemplo.

Tenemos que pedirles a las empresas que fabriquen productos alternativos – y que fabriquen más cantidades.

¿Qué puedes hacer por mientras? Vuelve a mis primeros consejos:

  • Prioriza las estrategias más efectivas para reducir la propagación del virus.
  • Lávate las manos y mantén la distancia social
  • Mantén tus entornos generalmente limpios.
  • Exígele a las empresas de productos de limpieza que fabriquen alternativas más seguras y otros tupos de tecnologías desinfectantes.

¡Gracias y mantente sanx y segurx!

Descarga la presentación de WVE acerca de COVID-19, los productos de limpieza y tu salud


For more resources on disinfectants:


[1] Lau CH, Springston EE, Sohn MW, et al. Hand hygiene instruction decreases illness-related absenteeism in elementary schools: a prospective cohort study. BMC Pediatr. 2012;12:52. Published 2012 May 15. doi:10.1186/1471-2431-12-52. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3470997/

[2] Aiello AE, Coulborn RM, Perez V, Larson EL. Effect of hand hygiene on infectious disease risk in the community setting: a meta-analysis. Am J Public Health. 2008;98(8):1372–1381. doi:10.2105/AJPH.2007.124610. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2446461/

[3] https://www.nytimes.com/2020/03/13/health/soap-coronavirus-handwashing-germs.html

[4] https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/prepare/cleaning-disinfection.html?CDC_AA_refVal=https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/community/home/cleaning-disinfection.html#routine-cleaning

[5] Sifuentes LY, Fankem SL, Reynolds K, Tamimi AH, Gerba CP, Koenig D. Use of ATP Readings to Predict a Successful Hygiene Intervention in the Workplace to Reduce the Spread of Viruses on Fomites. Food Environ Virol. 2017;9(1):14–19. doi:10.1007/s12560-016-9256-2

[6] https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMc2004973

[7] https://www.epa.gov/pesticide-registration/what-are-antimicrobial-pesticides

[8] Larson EL, Lin SX, Gomez-Pichardo C, Della-Latta P. Effect of antibacterial home cleaning and handwashing products on infectious disease symptoms: a randomized, double-blind trial. Ann Intern Med. 2004;140(5):321–329. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2082058/

[9] https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/prepare/prevention.html

[10] Basketter, DA (2004) Strong irritants masquerading as skin allergens: the case of benzalkonium chloride. Contact Dermatitis. Vol.50, No. 4: 213-7. April 2004.

[11] Preller, L. (1995) Lung function and chronic respiratory symptoms of pig farmers: focus on exposure to endotoxins and ammonia and use of disinfectants. Occupational and Environmental Medicine. Vol. 52: 654-660. (1995).

[12] A. Purohit et al. (2000). Quaternary ammonium compounds and occupational asthma. International Archives of Occupational and Environmental Health, August 2000, vol. 73, no. 6:, 423-27.

[13] J.A. Bernstein et al. (1994). A combined respiratory and cutaneous hypersensitivity syndrome induced by work exposure to quaternary amines. Journal of Allergy and Clinical Immunology, August 1994, vol. 94, no. 2, Part 1, 257-59.

[14] Jajosky, RA et. al. (1999) Surveillance of Work-Related Asthma in Selected U.S. States Using Surveillance Guidelines for State Health Departments – California, Massachusetts, Michigan, and New Jersey, 1993-95. MMWR 1999:48 (No. SS-3) June 25, 1999.

[15] Melin VE, Potineni H, Hunt P, Griswold J, Siems B, Werre SR, and Hrubec TC (2014) Exposure to common quaternary ammonium disinfectants decreases fertility in mice. Reproductive Toxicology; 50: 163–170. December 2014.

[16] Melin VE, Melin TE, Dessify BJ, Nguyen CT, Shea CS, and Hrubec TC (2016) Quaternary ammonium disinfectants cause subfertility in mice bytargeting both male and female reproductive processes. Reproductive Toxicology; 59: 159–166. December 2016.

[17] Hrubec TC, Melin VE, Shea CS, Ferguson EE, Garofola C, Repine CM, Chapman TW, Patel HR, Razvi RM, Sugrue JE, Potineni H, Magnin-Bissel G, and Hunt PA (2017) Ambient and Dosed Exposure to Quaternary Ammonium Disinfectants Causes Neural Tube Defects in Rodents. Birth Defects Research 109:1166–1178, 2017.

[18] Zou L, Meng J, McDermott PF, Wang F, Yang Q, Cao G, Hoffmann M, Zhao S. (2014) Presence of disinfectant resistance genes in Escherichia coli isolated from retail meats in the USA. Journal of Antimicrobial Chemotherapy. 69(10):2644-9. October 2014.

[19] Sundheim G, Langsrud S, Heir E, and Holck AL (1998) Bacterial resistance to disinfectants containing quaternary ammonium compounds. Holck International Biodeterioration & Biodegradation. Volume 41, Issues 3–4, pp: 235-239. 1998.

[20] Duran N, Temiz M, Duran GG, Eryılmaz N, and Jenedi K. (2014) Relationship between the resistance genes to quaternary ammonium compounds and antibiotic resistance in staphylococci isolated from surgical site infections. Medical Science Monitor. 2;20:544-50. April 2014.

[21] Benzoni T, Hatcher JD. Bleach Toxicity. In: StatPearls. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2020.

[22] Slaughter RJ, Watts M, Vale JA, Grieve JR, Schep LJ. The clinical toxicology of sodium hypochlorite. Clin Toxicol (Phila). 2019;57(5):303–311. doi:10.1080/15563650.2018.1543889

[23] Kamboj A, Spiller HA, Casavant MJ, Kistamgari S, Chounthirath T, Smith GA. Household cleaning product-related ocular exposures reported to the United States poison control centres [published online ahead of print, 2019 Dec 9]. Eye (Lond). 2019;10.1038/s41433-019-0691-9. doi:10.1038/s41433-019-0691-9

[24] David D. Gummin, James B. Mowry, Daniel A. Spyker, Daniel E. Brooks, Michael C. Beuhler, Laura J. Rivers, Heba A. Hashem & Mark L. Ryan (2019): 2018 Annual Report of the American Association of Poison Control Centers’ National Poison Data System (NPDS): 36th Annual Report, Clinical Toxicology, DOI: 10.1080/15563650.2019.1677022

[25] https://www.epa.gov/pesticide-registration/list-n-disinfectants-use-against-sars-cov-2

 

Share this page: